Las piezas dentarias si bien es cierto,  empiezan a formarse durante el embarazo pero estas brotan a partir de los 5 a 6 meses de nacido, empezando por lo general con los incisivos inferiores, a lo que alrededor de un año el niño contará ya con sus cuatro incisivos superiores e inferiores.

Cuando el niño cumpla de 3 a 4 años de edad aproximadamente, ya cuentan con los 20 dientes temporales o conocidos comúnmente como “dientes de leche”, los cuales se posicionarán y los dientes permanentes estarán ya esperando el momento ideal para brotar, que por lo general empieza a partir de los 6 años, brotando detrás del último diente de leche.
Es en este momento cuando los dientes incisivos temporales empiezan a presentar cierta movilidad.

A los 8 años, los 4 incisivos permanentes brotan y se posicionan, hacia los 10 años las molares temporales salen y es aquí donde las que los remplazan son los premolares.

Hacia los 12 años las 4 segundas molares permanentes aparecen dejando para el último a las terceras molares que brotarán en el transcurso de los posteriores años de adultez, y que por lo general no se precisa una edad.

Higiene

Muchos padres creen que por el hecho de que los niños no tienen dientes, todavía no es necesario tener algún tipo de higiene bucal lo cual es un grave error. Con honestidad, ¿Cuántas veces has besado a tu bebito en la boca? Cuando lo hagas vuélvete a preguntar..¿Cuántas cosas te has metido en la boca? Si, todo eso que alguna vez te has metido en tu boca, produce ciertas bacterias y de mas que se las estas pasando al pobre de tu hijo, quien no tiene la culpa de nada.

A todo esto aconsejo, que se debería por lo menos usar una gasa enrollada en el dedo previamente humedecido en agua tibia y así limpiar la mucosa y los tejidos sobre todo después de la ingesta de leche pese a que aun no hay presencia dental, y en cuanto a los besos en la boca..¡EVITALOS!

El hábito de limpieza

Este es un hábito para los padres que debe ser desarrollado, porque cuando empiecen a brotar los dientes de leche de sus hijos automáticamente sabrán la importancia que tiene esto para sus hijos, el mantener este hábito de higiene, evitando así que surjan los futuros descuidos que traigan como consecuencia las lesiones cariosas lo que a su vez traerá molestias, dolor y la probable pérdida de la pieza dental, generando espacios que pueden ser ocupados por los dientes que ya se encuentran en boca y ocasionando múltiples problemas de adulto.. Seguro te estarás preguntando ¿todo esto puede pasar?.. Si, aunque parezca mentira.

Con todo esto el objetivo principal es encaminar al niño a que el mismo aprenda a lavarse los dientes, lo cual primero este deberá aprender a escupir para evitar problemas con una adecuada pasta dental para su edad, a lo que en realidad es educar a los padres primero, para que ellos mismo logren esto en sus amados hijos con ayuda de su dentista.

Recuerden que a los hijos no solamente es darles amor, cariño, mimarlos y comprarles todo, sino darles la mayor atención posible en todos los aspectos de su vida y sobre todo su salud. No permitas que su boca sea un empuje hacia un descuido por parte tuya.